De Rabat a Casablanca

.

27 al 29 de septiembre de 2003

Tren a Casablanca

una calle en Casablanca

Foto: Mi cuarta visita a Casablanca

(¿No serían demasiados dos días?)

Para ir en tren desde Rabat a Casablanca no se necesita consultar horario alguno: acudes a la estación a la hora que más te convenga y, enseguida, estarás de viaje (más o menos, hay un servicio cada media hora a Casa Port, junto a la medina). Tarda una hora y cuarto y, en 2ª, cuesta 37 Dh (69 Dh en 1ª; tarifas 2018).

Existe otra estación, Casa Voyageurs, a unos 3km de la del puerto, para los servicios de largo recorrido y para el aeropuerto.

Saco billete a Casa-Port y accedo al convoy. El vagón no está dividido en compartimentos. Dos plazas a cada lado frente a otras dos. Una joven, vestida más bien a lo clásico, iba frente a mi, pero sólo hasta Rabat Agdal. Allí subió otra, más europea. Ni una palabra en todo el viaje, excepto el "salaam" de llegada.

Skhirat, Mohammedia (gran centro turístico) y Casa. Ya estoy en destino.

Me da la impresión de que dos días en Casablanca van a ser demasiado. ¿Qué tiene "Casa", una gran urbe europea en Marruecos, que merezca la pena?, me pregntaréis.

Primero, alojarse

lateral del hotel Rialto

Hotel Rialto

(Calle paralela a Mohammed V, cerca del Mercado Central)

Sobre el hotel Rialto, había leido en la Guía de Lonely Planet : "Pequeño, luminoso, bien regentado y con una pizca de estilo". Parecía ser una buena dirección y a él me dirigí:

-¿Ash.hal bit lii, li xux lil?, pregunto en recepción, tras sobrepasar un portal bien decorado y subir unas anchas escaleras.

-Miataan dirham.

Doscientos dirhams las dos noches, es decir, -en aquél 2003- mil seiscientas pesetas por noche (sobre 10 €)

Habrá que ver antes la habitación: más escaleras, un bonito patio/terraza alrededor del cual están los dormitorios y una pequeña pero agradabilísima sala de estar. Mi habitación da a la calle. Es como la de una pensión, con una cama grande y buena. Tiene ducha cerrada y azulejada y un pequeño balcon.

Missián. Uhib.buh. Me gusta. ¡Bien por Lonely Planet!

Primeros pasos

Un bonito edificio, la Mahakma del Pachá

Foto: Mahakma del Pachá.

(Nouvelle Medina)

Nada más salir del hotel me encuentro, en la misma calle, con un pequeño restaurante. Están haciendo tayin y el olor es delicioso. ¡Pero aún es muy temprano para comer!

Después de un largo paseo volví allí: es plato único (tayin, pan y agua; no hay otra cosa. Pero está riquísimo y es bastante ¡por 25 Dh!... luego, en un café, tomas un te a la menta (at_tay bil na*na*) y de sobra..., bueno, el te con unos deliciosos pastelitos marroquíes.

De allí fuí a la Medina Vieja y a la avenida de Mohammed V. (por comparar, quizás la Avda Mohammed V de Casablanca, como la de Rabat, sean algo así como la Gran Vía en Madrid. Todo tipo de comercios, el Mercado Central, bancos, cafés, ...).

En uno de sus "Snacks" cené las dos noches casablanquinas. Me gustó su aspecto, con el expositor lleno de pescados, y acerté:

-¿Ash.hal?

-Talatiin

Era plato único; bueno, con harira de entrante. Por 30 Dh un buen surtido de pescados variados, fritos, acompañados de una salsa picante, para servirse según gustos. Sin cubiertos.

Casi sin darme cuenta, se pasó mi primer día en Casablanca.

Despedida

otro bonito edificio en la Medina Nueva

Foto:Otro edificio oficial

(Nouvelle Medina. Casablanca)

Segundo día. En el Rialto no sirven desayunos. Quiero dedicar la mañana a la Medina Nueva y, camino de ella, encuentro un pequeño establecimiento donde me sirven zumo de naranja, café con leche y dos pasteles (18 Dh).

La Medina Nueva se encuentra a algo más de dos kms del centro de Casablanca, como si se saliese hacia Marrakech. Pocos turistas la visitan, pero a mi es uno de los lugares que más me agradan. Data de 1923 y es un lugar tranquilo, con un bonito parque, elegantes edificios oficiales, calles con arcadas y ¡muchas librerías! (me sorprende la cantidad de ellas que hay).

La peatonal calle Prince Moulay Abdallah está a tope de gente, al igual que sus elegantes comercios, restaurantes, heladerías y cafés. Y, al lado, un buen hotel***: el Paris. Tras el largo paseo, repito lugar de comida.

Por la tarde voy a la Gran Mezquita y, nuevamente, a la Medina Vieja. Luego, cena en el "snack" de la noche antetior y paseo hasta la Plaza de las Naciones Unidas: ¡Pero la fuente musical no funcionaba!

Pensaba que dos días en Casablanca iban a ser mucho para mi pero, de pronto, era día 29. Salí del hotel, desayuné donde el día anterior. Tomé un tren desde Casa Voyageurs hacia el aeropuerto, ... Ila'l liqaá ¡Hasta la próxima ocasión, Marruecos!

Comentarios:  

De Gijón a Sidi ifni

Enlaces relativos a Correos

Camino de Santiago del Norte. Etapas Gijón-Santiago

Opiniones Buscoenlaces

Otras opiniones