Marrakech-Rabat

.

24 al 27 de septiembre

Alsas en Rabat

Tren en Marrakech

Foto: Marrakech: El tren que me llevaría a Rabat

(Puntual, limpio, cómodo)

Era temprano aún cuando dejé el hotel (sobre las 7,30, y no tenía que tomar el tren hasta las 9,10), pero quería obtener alguna foto de los numerosos autobuses urbanos (de la empresa asturiana ALSA) que recorren la ciudad, conectando la Jemaa con el aeropuerto (30 Dh; ida y vuelta 50 Dh).

Alguien se debió extrañar de mis fotos a los alsas y un guardia de circulación se me acercó a preguntarme. Con mi limitado árabe se lo expliqué. Debió entender (dada mi pobre fluidez) que yo era alguien en aquella empresa asturiana, y hasta paró el tráfico unos momentos, para facilitarme las fotos y el cruce de la calle hasta la estación del ferrocarril.

El viaje a Rabat (101 Dh en 2ª) fue animado: compartí departamento con un matrimonio argelino, padres del músico "andaloussí" Tarik Hamouche(*), y nos pasamos las tres horas hasta Casablanca charrando. Allí bajaron ellos, continuando yo hasta Rabat (unos 100 kms, una hora de viaje).

(*) Tarik Hamouche falleció en 2004, un año después de este mi encuentro con sus padres. Rahimahu Al.lah.

=>Nota: El precio Marrakech-Rabat (2018) es: 127 Dh en 2ª; 195 DH en 1ª.

Rabat (er_ribaat, la fortaleza)

Murallas de Rabat

Foto: Murallas de Rabat

(Epoca almohade, frente a ellas Rabat Orangers)

Viniendo desde Marrakech, la primera de las paradas del tren es en Rabat Agdal. Si se va hasta el centro, la estación de Rabat Ville es la mejor opción, en plena avenida Mohammed V.

Y, esperándome en la estación de Rabat-Ville, estaba mi amigo Mbark (Yunus). Ni él ni Pilar querían que me quedase en un hotel, así que pasé estos días en su casa de Orangers. (Las veces que había visitado Rabat, en vida de mi mujer, nos habíamos alojado en el Términus***, cerca de la estación de ferrocarril, y actualmente cerrado).

De este modo, mi vida en la capital marroquí fue como la de un rabatí desocupado: paseos por la mañana y la tarde, y vuelta a casa a comer, cenar y dormir.

Agradables comidas y cenas con Mbark, Pilar e hijas, y con compañeros tanto de Mbark (Credit Agricole) como de Pilar (Consejería de Educación), que hicieron de la estancia en Rabat un agradable reposo además de una puesta al día en muchos temas.

Visitando Rabat

una niña rabatí

Foto: Entre lo antiguo (derecha) y moderno (izquierda),

una niña rabatí me mira con gracia.

Como funcionario de Correos, la primera de mis visitas fue al Museo Postal (en Mohammed V, más arriba del Términus). No es mucho lo que ofrece, pero siempre es interesante para alguien de la casa. Con Pilar acudi al Instituto Cervantes, con motivo de una exposición de pintores tetuaníes. Allí me presentó al director del Centro, entonces Xavier Markiegui.

Un paseo interesante en Rabat es entrar en la Medina por Mohammed V, para luego -a la derecha- recorrer la calle Souika, repleta de puestos de venta, y -al final, torciendo a la izquierda- seguir por la no menos animada calle des Consuls hasta la tranquila Kasbah de los Oudaias (que alberga talleres, museo, jardines y un café sobre la desembocadura del Bou Regreg). Enfrente, Salé, población menos tocada por el turismo y muy interesante en su primitivo núcleo, rodeado de murallas.

Otro lugar a visitar es Chellah, a menos de dos kms de la estación de ferrocarril. Fue ciudad romana mucho tiempo abandonada, hasta que los merinides, s.XIII, la reedificaron como lugar de residencia.

      El tercer paseo que os recomiendo, todo de frente desde la estación, os llevará hasta la Torre Hassán y Mausoleos.

...

antigua mezquita en Rabat

 

Foto: Dicen que es la más antigua mezquita de Rabat.

 

Proponía, arriba, tres recorridos y visitas para vuestra estancia en Rabat. Finalizo con un par de comentarios más (aunque, en este caso, recordándoos que se refieren a 2003 y todo puede haber cambiado):

Una curiosidad: la Dirección General de Seguridad (entre la Avda de Mohammed V, la de Hassán II y las murallas) está rotulada en árabe, francés y ¡castellano!. Recuerdo que lo mismo sucedía en Tetuán (menos chocante, dado que fue capital del Protectorado español) y, también aquí en Rabat, el Ministerio de Información utiliza las tres lenguas.

En general la mayoría de establecimientos para alojarse, comer o tomar algo, incluidas las famosas pastelerías rabaties de comienzo de la calle Allal ben Abdallah, los encontrareis a la derecha de la Avda Mohammed V y su entorno (yendo hacia la medina).

Rihla sa*ida (feliz viaje).

Comentarios:

De Gijón a Sidi ifni

Enlaces relativos a Correos

Camino de Santiago del Norte. Etapas Gijón-Santiago

Opiniones Buscoenlaces

Otras opiniones