El Camino del Norte (El Camino de Santiago por la costa)

De Pedrouzo a Santiago

16 de mayo de 2012 (y marzo/17, desde Oviedo, y abril/17 desde Astorga)

Inicio

Desde aquí quedan 12 km a Santiago

Foto: Santiago a 12 km

Al igual que en Arzúa la noche anterior, aquí en Pedrouzo también la gente se revuelve pronto en sus literas, por lo que abandono el lecho temprano. Una vez todo preparado, voy a desayunar a la cafetería de al lado.

Mientras estoy en ello, entra Jacques, indignado de cómo ha visto la cocina y comedor del albergue (parece ser que ha habido noche de botellón ¡vaya Camino!).

Actualmente, con muchos más km en mis pies y, por tanto, experiencias vividas, el comprobar que para muchos caminantes el Camino es un excursionismo barato, en el que prima la diversión sobre la cultura y el logro de una sociedad más humana (dejo lo religioso para la minoría creyente) ya no me sorprende, aunque lo rechazo.

Jacques y yo iniciamos el andar, junto con André. Nada especial. Ninguna emoción, diferente a la de días anteriores, que no fuera el que todo se acababa ya. Paisajes, tierras, monumentos y -sobre todo- personas. Las que te has encontrado en los albergues, las que te han ayudado a encontrar el camino, las que te han ofrecido agua o conversación, ...

...El ruido de los aviones me sorprende. No contaba con que el aeropuerto estuviese tan cercano. Lo estamos bordeando.

Gozo

Botas viejas colgando de un árbol

Foto: árbol botero.

Pero aún quedan más de una docena de kms hasta Santiago y hay alguna que otra subida en el camino. Pasamos San Paio. Unas botas colgadas de un árbol ¿euforia de alguien por finalizar el Camino? Algunos, como Jacques, aún continuarán hasta Finisterre/ Fisterra. Es curioso, pero aún no me he sentido yo atraido por continuar hasta el fín de la tierra, como algunos magos y otros personajes hacían ya antes de cristianizar la ruta y convertirla (siglo IX) en el Camino de Santiago que hoy conocemos.

Un regato en la zona de Lavacolla debe de ser el lugar donde los antiguos peregrinos se lavaban antes de la entrada en Santiago. Nada me lo indica (o no lo vi ni en 2012 ni en marzo y en abril de 2017). No lo comprendo, es un lugar simbólico que debería contar con un panel informativo para hacérselo saber a los caminantes.

En Monte do Gozo, tras sellar la credencial, alguien que está haciendo fotografías se me dirige en inglés. No se qué le contesto, en castellano. Insiste en inglés. Me cabreo "¿Qué dices? ¡Háblame en galego o castellano!". Contesta algo de "England" ¡Pero ésto no es Gran Bretaña! le sigo contestando, airado, mientras se va.

No comprendo a quienes, antes de salir de sus países, no se preocupan un poco por conocer algo de la lengua de los lugares por los que van a pasar. Cierto que en España es difícil, pues los caminos norteños atraviesan varias zonas lingüísticas (euskera, asturianu, galego, ... pero al menos la lengua que todos conocen: el castellano). Los saludos, las pregunta básicas, ... un pequeño vocabulario que muestre el necesario respeto a las gentes del lugar.

Hasta Santiago

Foto:Monte do Gozo (desde donde se divisa Santiago).

Con el cabreo, lamentable, si, "pierdo los papeles" (los que llevaba en la mano: credencial y un sobre con billetes de 5 euros que llevaba exclusivamente para los donativos en los albergues).

Enseguida me doy cuenta de la falta de la credencial. Doy la vuelta y ¡suerte! la encuentro caída o tirada en el camino. El sobre..., menos mal que ya me quedaban pocas noches de albergue.

Creo que bastantes caminantes, llegados a los pies del monumento papal, siguen hacia Santiago sin acercarse al monumento al peregrino (el de los dos peregrinos saludando ante la vista de la ciudad a la que se dirigen). Como el necesario panel en Lavacolla, aquí también hace falta alguna información que alerte de su existencia.

Tras un tiempo en el lugar, descendemos hacia Santiago. Jacques quiere ir al albergue del Seminario Menor. Dice que le queda mejor para la estación de autobuses. Yo prefiero quedar en el Sán Lázaro, un buen albegue público situado a la derecha según entramos. De todas formas pasamos de largo, directos a la Catedral: Me espera Olga, compañera de bachillerato ¡en Sidi Ifni, hace casi medio siglo de ello y volverermos a vernos hoy!

Los tres entramos poco antes de iniciarse la Misa del Peregrino. Visitamos la cripta con los restos de, más seguramente, Prisciliano que Santiago y nos colocamos en un lateral para seguir la Misa (insisto, para mi es un ritual extraño).

Al finalizar, coincidimos con muchos de quienes habíamos encontrado durante estos días. Primero con Paco, María y las eslovacas. Luego, ya fuera, con los madrileños Carlos y Camilo, con Alexandra (la rusa) y Sonia... ¡hasta con Georg en el albergue de San Lázaro!

Creo que, en esos momentos, no me imaginaba que el Camino me volvería a llamar: Primero, para "explorar" el antiguo tramo La Caridad-Vegadeo- Trabada. Luego la ruta por Las Palancas, el tramo Xixón-Avilés acompañando a otros peregrinos y, además, las etapas Xixón-Ribadeo, el portugués desde Lisboa, la parte asturiana del Camino del Salvador, El Camino Primitivo, ... ¡incluso el Francés desde León y Astorga!

 

Etapas

Opiniones Buscoenlaces

Otras opiniones