COLLABORATIONS

RECORDANDO A ANTONIO M. MOLINA
( Dead in 2000 )
 
1) Eulogía de Antonio M. Molina

11/10/2003

  by José R. Perdigón
  from San Juan del Monte
  Filipinas
Del mismo autor/ From the same author:   Eulogía de Antonio M. Molina and   Filhispanic Activism
J.R. Perdigon Sites: Página personal y familiar y formación de la provincia de Abra en el s. XIX

    Antonio Molina, q.e.p.d, es el hispanista filipino más ilustre de la segunda mitad del siglo pasado. Historiador serio y escritor elegante en español, Molina fue uno de los pocos (?) filipinos que tenía una idea muy clara de su identidad y una manera de comunicarla igualmente clara.

    Antonio Molina, God bless his soul, is the foremost Filipino Hispanic thinker and writer of the last half of the twentieth century. A serious historian and elegant writer in Spanish, Molina was one of the few (?) Filipinos with a very clear idea of his identity and an equally clear way of projecting it.

 

    Hombre pequeño de corazón grande decía verdades de a puño y no tuvo nunca pelos en la lengua. Esta claridad de ideas que caían como ladrillos encima de quienes no estaban a su altura ni intelectual ni ética le valió muchos enemigos en Filipinas que lo consideraron despectivamente como 'brown Spaniard', español de color, a boca de nacionalistas de pandereta y papanatas que no se daban cuenta que ellos eran 'brown Americans.' Al fin le hicieron la vida imposible y optó por emigrar a España donde formó una familia numerosa, creo que más de diez hijos, al estilo tradicional filipino.

    A small man with a big heart, he would tell truths as blunt as fists and nothing would hold back his tongue. This clarity of ideas, falling as bricks on those not level with him in intelligence or decency, gained him many enemies in the Philippines who looked down on him as a ‘brown Spaniard’ without realizing that it was them, no more than slogan-pushers in all their petty nationalism, who were ‘brown Americans.’ They succeeded in making life impossible for him until finally he decided to migrate to Spain where he had a numerous family, more than ten children as I hear, in the most traditional Filipino fashion.

 

    Siguió toda su vida dedicado a las letras y a la profundización en la historia y avatares de Filipinas hasta su muerte hace ya dos años, y en exilio como muchos otros patriotas. Llegué a asistir a alguna de sus conferencias en España ya hace décadas y encontré que era un hombre no solamente cabal, educado, inteligente y culto sino también una persona de trato agradabilísimo que exudaba gracia, gracejo y estilo.

    He spent the rest of his life devoted to literature and searching deeper into the history and quirks of the Philippines until his death some two years ago. I had the privilege of attending some of his conferences decades ago and found him to be a man not only upright, educated, intelligent and cultured but also a most congenial man of exquisite manners exuding grace, wit, and class.

Read the José Ramón Perdigón articles Filhispanic Activism & El fenómeno hispano en Filipinas
 
2) Recordando a don Antonio M. Molina

Por Jaime Garcia-Rodriguez (Bruselas, Bélgica) (17/10/2003)

        Tuve la enorme ventura de conocer y tratar a D. Antonio Molina, diplomático filipino y hombre ejemplar en todos los sentidos. Sus hijos siguen su tradición de trabajo y bonhomía.
        En Manila y en Madrid, Cabeza de la Academia Española de Filipinas, escribió en español una magnífica "Historia de Filipinas", a veces densa de tan exhaustiva. Continúa vendiéndose y es un documento de consulta ineludible para los que quieren iniciarse en la entraña del querido archipiélago.
        Fué él quién con otro filipino, que acabaría trabajando como ingeniero de minas en Madrid, Martín Cavanna, mantuvo un vivísimo e interesante debate con la Iglesia Nacional de Filipinas cuando conocía ésta un momento de particular expansión. El catolicismo insular, tal y como hoy existe, le debe no poco. D. Antonio, un tagalo cien por cien, que hablaba español mejor que la mayoría de los españoles.
        Era un placer escuchar su acento, el acento de una lengua en vías de desaparición. Explicaba D. Antonio que el español nunca tuvo gran difusión en las Filipinas, a diferencia de, por ejemplo, Puerto Rico.
        Efectivamente, la evangelización se realizó con los misioneros aprendiendo las lenguas de los naturales de las islas, no al revés. La pervivencia del español se encuentra en los modismos y palabras incorporadas al tagalog o en el chabacano que no hace mucho se hablaba en el mar interior de Manila.
        En Guam, el chamorro es cuanto queda de la lengua española. Hasta la "eñe" de Agaña ha desaparecido. Sin embargo, las gentes de allá saben cultivar su legado histórico, a pesar de la desconfianza ocasional de las autoridades locales.
        La decadencia de nuestro idioma en la colonia oriental norteamericana adquiridad en 1898 se consuma durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se llega a un consenso, preparatorio de la independencia, que tuvo la virtud de unir a los "pilipinos" de todas las razas en un bloque nacional común que hizo posible plantearse la independencia de los Estados Unidos.
        ( La única experiencia personal que puedo aportar es que, en mi caso, únicamente aprendí francés para poder leer a Giraudoux en su propio idioma. Aunque parezca un extraño empeño, valió la pena. O así me lo parece.
        Para un filipino, saborear la toponimia de las islas y leer a Rizal, apreciando los matices de la lengua en la que pensó y escribió no tendría precio. Yo, lo he leído en versión original (compré un "Nolli me tangere" en Cuba) y en traducción al inglés y, amigos míos, no hay comparación.
        Por otra parte, hay mucho que leer, escrito en español en las islas, aparte de Rizal.
        El mantener algún nivel de oficialidad del español facilitaría a Filipinas las relaciones con el importante bloque Iberoamericano, e incluso con los hispanos de EE.UU. Hasta ventajas económicas hay en ello.
        Crear algún marco oficial para el español en Filipinas no significa perjudicar a las otras lenguas: Yo hablo inglés porque me lo enseñaron en Santo Domingo, porque mi padre y hermanos residen en San Juan de Puerto Rico, Estado Libre Asociado de los EE.UU. (y no "colonia" como alguién indica en su correo), porque existen minorías anglófonas "cocolas" y "samaneñas" en R.D., porque es la "lingua franca" de las Américas, y porque soy antiguo alumno de Princeton y Scripps Oceanography UCSD.
        Trabajo en esa lengua con sumo placer y la considero mi segundo idioma. Pero ello no afecta a la calidad de mi español. En España, hay mucha gente en mi situación que, además de uno o dos idiomas europeos, hablan -como los filipinos- otra lengua local.
        Aprender otras lenguas es aprender otra forma de utilizar las conexiones neuronales. Es acercarse a otros hombres y enriquecer la cultura propia.
        Me contaba un diplomático español ya fallecido, José Ignacio Navarro, que un día, en el Teatro de la Opera de Madrid, se sintió sumamente irritado porque junto a él un matrimonio intercambiaba comentarios, mezclando las lenguas, en español, francés, inglés, italiano y alemán. Al principio le parecieron, decía, "asquerosamente pedantes". Cuando terminaba la representación musical, había cambiado de opinión. Cuando, por ejemplo, decían algo en alemán, estaban expresando algo que sólo podía expresarse correctamente en ese idioma. "Eran gente de una cultura muy poco común", concluía diciendo.
        Creo que Rizal fué un poco así.
        Es lamentable que por motivos económicos "Iberia", la línea aérea española de bandera, nunca llegara a materializar la línea "Madrid-Manila". Como lo es que el gobierno del Primer Ministro español, Sr.D. Felipe González, permaneciera políticamente pasivo, o no lo suficientemente activo, cuando se decretó el fin de la oficialidad del español en Filipinas. Afortunadamente, aún estamos a tiempo de corregir aquella dejadez ).

        Les saluda, Jaime García-Rodriguez

-See more in A.M.Molina conference in SEECI (Madrid, 1998)- (In Spanish)
 
Collaborations/Colaboraciones:
¿Mga ignorante... (TV K) (tagalog) & Ang karahasan sa historia ng Filipinas (1) (2) (3) (4) (tagalog) &
Influencia asiática en el chabacano, & José Balmorí, & The Filipino State, & Estadísticas: El idioma español en Filipinas, &
El idioma criollo de Filipinas, & Mabuhay, Gloria Macapagal, & Literatura hispano-filipina, by Guillermo Gómez Rivera
Paulino Alcántara the Pilipino-Spanish football player, by Ian Estenor;   La Academia Filipina, by Tony P. Fernández
Presentation of the Book "Rizal According to Retana" (1) (2) (3) by Liz Medina;
Why the Spanish has disappeared from the Philippines?, by Jess Mendoza;

¡Hola! ¿Kumustá?   Philippines (1898-1946): The re-colonization drama
Philippines, spain and Iraq on the USA foreign policy  
Spanish Newspapers   Spanish magazines   Links/Enlaces   Letters 2001
What about Spanish?   Have you lodge?   "Pilipino-castila" names
Spanish by jokes   Yo te diré (book)   Cine
J. Rizal
kaibigan kastila