Sidi Ifni (y 2)

19 al 22 de septiembre de 2003

Un lugar emblemático

el dueño del Suerte Loca

 

Foto: Con el Sr. Essaidi

(Dueño del Hotel Suerte Loca)

¡34 años desde que dejé Sidi Ifni (1969) y 16 desde mi última visita! ¡Y ésta era la primera vez en mi vida que entraba en el Suerte Loca! aunque llevaba años con ganas de alojarme en él, tanto por lo emblemático del establecimiento como por agradecimiento a que siguiesen conservando el nombre de la época española (que Roberta Gran Pescado, de la familia que lo fundó y regentó entonces, dice debido a que su abuelo consideró una suerte loca el haber llegado a Sidi Ifni e iniciar allí el negocio). El Sr Essaidi entró a trabajar en el hotel muy-muy joven, por casualidad (sería largo de contar aquí).

Para tomar unas cervezas, el Hotel Bellevue (antiguo "España"), ofrece varias alternativas. Manolo Calderín y yo optamos por una de las terrazas sobre el acantilado, frente al mar. El Bellevue es, actualmente, el mejor hotel de Sidi Ifni (en el año de mi visita. Actualmente, le supera el Safa, en las nuevas urbanizaciones al lado del Hospital).

Por la tarde/noche, a la entrada del Cyber situado en la que fue "Librería Villodre", veré a Khalid, el de la "Lista de Ifni" que nombré en la página anterior, quien sería mi guía y presentador oficial. Khalid, estudiante de filología en España, es un activo hispanista en Sidi Ifni y parece conocer a todos los habitantes de la ciudad. Me presenta a su padre y a su hermana, Fátima Zohra, muy agradables (e hispanohablantes).

La antigua entrada/salida de la ciudad

antigua calle Toledo

Foto: La Avenida de la Liberación

(ex-calle Toledo)

Con Khalid cené esa noche, 19 de septiembre, en el "Café Nomad", en la época de mi viaje, seguramente el mejor restaurante fuera de los hoteles. ¿Precios del Nomad? Una dorada grande con guarnición 50 Dh (4,80 euros).

Al día siguiente, sábado 20, como en casa los atentos padres de Khalid, quien me acompaña a visitar el que fue mi domicilio familiar en un callejón de la entonces calle Alférez Ruiz. Su propietario, el Sr. Ahmed Eddahbi me recibe junto a su esposa Hafida y sus hijos Noura, Youssef y Abdelhafid. Lamentablemente, pocos meses atrás, habían perdido a su segunda hija y, anteriormente, a la primera, cuando estaba finalizando sus estudios universitarios.

Enfrente a los Eddhabi, uno de los Biri: Ahmed, dentista, quien enseguida me ofrece su casa para mi familia y para mi, si volvemos en otra ocasión a Ifni.

Cerca de él, otro hermano, Mohammed, peluquero al igual que Abdel Fatah, un tercer hermano (éste, con su negocio en Hassán II, en la zona del Zoco Nuevo).

A las ocho y media de la tarde, en la Fondation Si Hmad Derhem (frente al abandonado "Cine Avenida"), que preside otro joven estudioso de la época española, Abdelmalek Alaeddine, hacemos un "pase" de las fotografías de los años 60, que llevé grabadas en disquetes. Muy emocionante ese cariño al pasado de su ciudad y a quienes allí vivimos.

La piscina junto a la playa

antigua piscina 
solo para jefes y oficiales

 

Foto: Antigua piscina de Oficiales y Jefes.

(Al fondo, morabito de Sidi Aali Ifni y, en lo alto, Tiradores)

El día 21 comí en el pequeño y agradable restaurante del Hotel Ere Nouvelle ( ensalada, guiso de cabra con guarnición, pan, agua y té, 43 Dh).

Volví a ver a Hamido "el Barnoussi" y su pequeño puesto de venta. A Mustafá, el bombero, y su familia (que tan bien nos había recibido a mi mujer y a mi en el 82). En Mohammed V (antes 6 de Abril) visité la peluquería de Hassan Aznag y sus recuerdos de la época española.

Me encontré a mucha gente que no conocía -o no recordaba- y que me fueron presentados por Manolo Calderín o por Khalid. Me sorprendió que tanto si -por su edad- habían conocido la época española, como si -por jóvenes- sólamente habían oido hablar de élla, anhelaban tres cosas:

-Que se estableciese en Sidi Ifni un Centro Cultural Español.

-Que se dotase un Museo de Ifni, para que los ifneños no olvidasen el pasado español.

-Que el Gobierno español no dejase desatendidas a las viudas de marroquíes que sirvieron en el Ejército español: en cuanto murieron sus maridos, a ellas les retiraron íntegramente la pensión. Viven en la miseria.

El viejo puerto español

a lo lejos, el antiguo puerto 
español

Foto: Al fondo, el puerto

(Aún se mantiene en pie la antigua estructura española)

El lunes 22 fue un día de despedidas. Hubiera necesitado otros cuatro días en Sidi Ifni para dedicar algo más de tiempo a los amigos y a la visita urbana (no digamos ya para visitar algún punto del interior del territorio, aunque cuando yo viví aquí, desde 1961 hasta 1969, el 95% del territorio había sido ocupado por la guerrilla organizada por Marruecos, y ya no conocí aquellos lugares).

Un delicioso cus-cus en casa de los Calderín a la comida, al igual que en la cena en casa de Bachir el farmaceútico, junto a su esposa y dos de sus hijos, cerraron mi tercera visita a Sidi Ifni.

He seguido sabiendo de Ifni y sus vicisitues por compañeros de la época, canarios, que viajan anualmente a la ciudad, en la que han adquirido casas como segunda residencia. En Canarias, lógicamente, no se han perdido los lazos de amistad con Ifni (ni con el Sáhara).

Incluso, asociaciones que aglutinan a quienes, obligatoriamente (¡la "mili"!), hubieron de pasar una parte de su vida en el territorio siguen manteniendo el recuerdo y las visitas.

¡¡Que no se olvide a los ifneños!!

 

¡ Ila'l liqaá !

Comentarios:

 

De Gijón a Sidi ifni

Enlaces relativos a Correos

Camino de Santiago del Norte. Etapas Gijón-Santiago

Opiniones Buscoenlaces

Otras opiniones