El Camino del Norte (El Camino de Santiago por la costa)

De Sotu Lluiña a Cadavéu

4/05/2012, 9/08/2013, 4/06/2014, julio 2015, julio 2016, ...

 

Dos actualizaciones:

La primera es indicaros que en 2015 esta parte del camino por la costa, que en mi relato de 2012 transcurría en buena parte por el asfalto de la Nacional 632, fue transformado totalmente gracias al trabajo e inversión económica de Pepe, el hospitalero de Soto de Luiña, y el Grupo La Chiruca. El camino ahora es una delicia de sendas de tierra entre abundante vegetación, con varios "baja y sube" (debido a los minivalles, "ballotas", que hay que superar) y muy buena señalización.

Y la segunda la veréis a continuación de la descripción de la ruta costera (3 primeras fotos). En ella os comento cómo está actualmente el Camino por Las Palancas. Como sabéis, en muchas descripciones se desaconsejaba esta antigua ruta. Yo la he hecho varias veces desde el 9 de agosto de 2013, en que la recorrí por primera vez, hasta la última por el momento, que fue el 20/07/2016 y ha cambiado muchísimo, siendo ahora totalmente practicable.

==>El tramo Sotu Lluiña-Cadavéu puede hacerse, por tanto, bien por el Camino Oficial (que es el de la Sierra de Las Palancas, aconsejable para quienes busquen soledad y montaña) bien por el Camín Real, el más cercano a la costa, más transitado y que atraviesa varios núcleos de población.

 

1) Por el Camín Real

Camino a Gaveiru/ Silenciu

Foto: La embarrada senda descendente

(Mantengo mi relato de 4 de mayo de 2012)

A las ocho menos diez salgo del albergue. André y Jacques tiran por la carretera, pero yo sigo las flechas y cojo ya la primera desviación: una senda en ascenso convertida en riachuelo. Cuando el camino vuelve a salir a la nacional dudo en la dirección a seguir y giro hacia la izquierda, pero veo que André viene por allí así que, lógicamente, hay que dirigirse hacia la derecha.

Paro a desayunar en Novellana, y el francés entra también. Tras el desayuno, cada uno seguimos a nuestro paso.

Más adelante tomo la desviación a la Playa de Gaveiru ( o del Silencio) ¡Piso mucho barro y veo poca playa! (creo que no fui por el camino que debía ir pues, en 2015, con mis compañeros pensionistas, no descendimos hasta la playa pero el camino tomado nos permitió verla desde lo alto).

Pepe, el hospitalero, nos había dicho que el desvio Ballota-Tablizo estaba bien señalizado. Una vez repuesto del fallido el intento de ver la playa, y habiendo coincidido con Sergio, el catalán, veo una señal amarilla e, inmediatamente, le digo que voy a ir por esa senda, creyendo que era la que nos habían recomendado.

 

Primera pérdida

riachuelo; hay que saltar

Foto: No hay puente (toca descalzarse)

La dirección que tomaba parecía extraña y el camino cada vez era peor, hasta convertirse en rodadas de carro llenas de agua.

Seguí descendiendo. Atravesé un riachuelo y, al otro lado ¡la vegetación me impidió continuar avanzando!

Tuve que desandar lo andado, volver al lugar donde había dejado a Sergio y seguir por la general...

Al poco vi la verdadera señal y el desvío en descenso. Alguna línea amarilla pintada en el quitamiedos me había equivocado antes pero, ahora, no estaba de humor para acometer la bajada y continué por el asfalto de la carretera N 632.

Eran ya las 14,30 cuando llegaba -acompañado por la lluvia y consiguiente mojadura- a Cadavedo. Entré en el bar El Salón y encontré a André comiendo. Me dice que vaya primero al albergue, que sólo quedaban dos plazas libres.

El Albergue está situado en un pequeño edificio, ya salieno del pueblo. Tiene dos habitaciones, un sólo baño y una pequeña cocina-comedor. Me baño. En un cobertizo del prado que lo rodea tiendo, como puedo, la empapada ropa que llevaba durante la caminata y lo que lavé. Luego retrocedo hasta El Salón a comer (menú 8 € ¡precio que continúa en 2016!).

Tarde en Cadavedo

bonito paraje cerca de la playa

Foto: cerca de la playa

Mientras llegaba Covadonga, la hospitalera, recorrí Cadavedo, entré en un supermercado para comprar cosas para cenar y bajé hasta el comienzo de la playa.

En esas tareas, me encontré con Alexandra, la rusa de Logroño, que acompañaba en el Camino a Sergio y Bárbara (polaca) pero que había quedado en San Esteban el día en que el resto del grupo llegó a Soto de Luiña.

En el albergue están también dos austriacas, creo, con quienes ni nos tratamos ni volvimos a ver. Llega Pepe (ciclista). Somos nueve personas en total.

Por la noche cada uno sacó lo que tenía para cenar. Lo pusimos sobre la mesa y (austriacas ausentes) cenamos todos juntos. Fueron muy agradables momentos en aquél pequeño Albergue, del que guardo un grato recuerdo.

En julio de 2015, durante el camino con dos compañeros jubilados, ¡diecisiete! personas dormimos en el Albergue: once en las plazas de litera (hay una media), tres en colchonetas en la cocina y tres jóvenes madrileños en el cobertizo ¡como no voy a seguir considerando entrañable a este albergue que fomenta tal solidaridad entre caminantes!

=>Covadonga, hospitalera del público, abrió en junio de 2014 el albergue privado Covadonga y Peter. Con una cierta similitud al público (dos habitaciones con dos literas cada una y una habitación, con cerradura, de cama doble. Baño y cocina con microondas). Cobertizo con mesas y sillas en la parte trasera. Muy agradable. En 2017 Covadonga se dedica exclusivamente a este último albergue y el Ayuntamiento de Valdés gestiona el público.

 

2) El Camino por la Sierra de Las Palancas

 

En 2016 esta ruta está practicable y señalizada en su totalidad. Tened en cuenta que frente a la otra opción (la que va "por abajo", más o menos cerca de la costa, el "Camín Real") en ésta no váis a encontrar ningún nucleo de población hasta San Pelayo de Tehona, sin servicios, 2 km antes de Cadavéu/ Cadavedo.

Y, hablando de San Pelayo, cuidado no os saltéis un mojón a la derecha, al poco de pasar las primeras casas del pueblo, pues daríais un gran rodeo y no veríais señalización alguna.

El Picu Palanca

Picu Palanca, inconfundible por las antenas

Foto: El Picu Palanca (ya no se sube por tan pronunciada cuesta)

Como os decía, la primera vez que hice el Camino por Palancas fue el 9 de agosto de 2013, extrañado de la machacona recomendación de no caminar por esta vía. "El camino está impracticable", leías en todas las publicaciones.

¿Sería cierto?

Así que, ese día, me dirigí en Alsa a Sotu Lluiña e inicié la "exploración" al camino que tan intrigado me tenía. Tras esa primera vez, repetí en varias ocasiones tanto en 2014, como en 2015 y en este 2016.

Repetí porque, realmente, en esos años tampoco es que el recorrido fuese impracticable, como decían las guías y webs dedicadas a esta parte del Camino. Pero exigía un mínimo sentido de la orientación (en parte sencillísimo, en los tramos en que a la derecha -en días luminosos- vas disfrutando de las guapas vistas sobre la costa) y el aprovechamiento de otros recursos (así, las balizas de Enagás ¡de color amarillo! que venían a sustituir la falta de mojones). Por cierto, en lo que pude, contribuí a señalizar la parte cercana al Picu. Para eso fueron las marchas posteriores.

Si era verdad que existían un par de tramos (uno no mucho después de la bifurcación costa/montaña y otro entre San Pelayo de Tehona y Cadavedo) que estaban tan invadidos por la vegetación que era imposible encontrar traza alguna del Camino, pero era cuestión de "vadearlos" hasta volver a encontrar el camino.

Otra dificultad era que, una vez sobrepasado el Palanca (Paradiella), existía un único mojón para dos km de monte sin senda aparente. Por allí pinté flechas amarillas donde pude e incluso coloqué las estacas que luego cito.

 

Bifurcación: los dos itinerarios posibles

Aquí se bifurca el Camino

Foto: nosotros vamos por la izquierda

Bueno, pues iniciamos el Camino y, al poco de dejar atrás el Albergue de Peregrinos de Sotu Lluiña y desayunar en el hotel de Pepe, una desviación a la derecha, en fuerte pendiente, nos ahorra un buen tramo de carretera.

Tras ello, llegamos enseguida al cementerio y unos pasos más allá vemos la señal que nos ofrece "Ballota" ó "Camino".

(Allí me encontré, en 2013, a un dubitativo peregrino extranjero al que dije que, aunque yo iba por "Camino", él siguiera por "Ballota" ... no las tenía yo muy conmigo entonces, la primera vez que me adentraba en tan denostado itinerario).

Si en la primera parte de esta página, hablábamos de la bella alternativa por la costa ("Ballotas"), ahora iba a optar por "Camino" (dado que es realmente el camino oficial). La Dirección General de Patrimonio (de la Consejería de Cultura del Gobierno de Asturies) acometió en este 2016 obras de mejora y, ahora, el peregrino tiene la opción de caminar por la rasa costera o por la montaña. Dos alternativas muy diferentes.

En este primer tramo, siempre conocí el camino en muy buen estado y con mojones frecuentes. Al poco de la bifurcación hay una estación de agua a mano izquierda. Superada, el camino comienza una prolongada subida que llega a agotar al caminate.

Balizas

Postes metálicos amarillos. Balizas de Enagás

Foto: balizas,(imprescindibles hasta hace poco)

Si, y es que hasta no hace mucho, a unos 3 km de la bifurcación, llegábamos a un mojón que señalaba izquierda en un lugar donde la espesura de la vegetación impedía seguir. Hoy ese punto negro ha sido desbrozado, y aunque los helechos intentan volver a salir, se pasa sin problemas. (Estuve cortando helechos esta vez, intentando impedir su avance. Echad una mano los que paséis, no vaya a ser que el Camino se ciegue nuevamente).

Es la parte que muestra la foto (de 2013), donde podéis observar el mojón entre la maleza y, un poco antes, una baliza. Se continuaba el camino señalado por ésta y, como un km más adelante, aparecía por la izquierda el Camino que entonces no se había podido seguir por culpa de la tupida vegetación y, en él, un mojón de continuidad.

He observado esta vez que los nuevos mojones, en dos o tres puntos del camino, te llevan por zonas distintas -en un caso, opuestas (izquierda/derecha)- a las que yo tantas veces recorrí sin señalización ¡pero, al final, los caminos confluyen!

Aunque entramos en un tramo en el que los mojones no son tan abundantes, seguimos avanzando sin grandes dificultades y, como a unas dos horas del inicio, llegamos a una carretera asfaltada: es Silvaoscura, una zona con algunas casas y confluencia de carreteras, como la que va a la iglesia o ermita de Foyeu.

Ojo, el que haya alguna casa no os garantiza servicios de ningún tipo: son viviendas aisladas, no constituyen ni siquiera una minúscula aldea y, por tanto, no encontraréis ni bares ni tiendas en parte alguna del recorrido. Hay que llevar agua suficiente para llegar a San Pelayo de Tehona (tras unas 5 horas de Camino), donde los vecinos os proveerán de ella. Tiendas no hay, pero Cadavedo está a ya sólo 2 km.

 

 

Camino

El Camino por la montaña

El Camino por la montaña

Se sigue la carretera asfaltada durante 2 km, aproximadamente (lástima, hasta ahora todo eran sendas de tierra).

Recorrida esa distancia, la carretera gira a la derecha y una señal de tráfico indica "Ballota" y "Ermita de San Roque" (si decidís abandonar, y seguir a la búsqueda de la ruta costera, éste es el lugar). Pero, si queréis llegar al Palanca, hay que continuar de frente, por un camín de tierra, ahora señalizado por uno de los nuevos mojones.

Quizás este trayecto, nuevamente de tierra como decía, sea de otros 2 km, ya viendo el picu Palanca y sus antenas (aunque esta última vez la niebla me lo impedía, tapando parte de la cumbre).

Ya a "pié" de monte (digo pie, pero llevamos todo el tiempo a una buena altura sobre el nivel de mar, y con unas vistas espectaculares del Cantábrico a nuestra derecha y de la Sierra a nuestra izquierda) la pista se bifurca en tres. En todas las ocasiones anteriores había ido por la del medio (la de más pendiente; yo diría que 45º), pero actualmente un mojón dirige hacia la izquierda, por un camino más largo pero con menos pendiente.

En este punto recuerdo que, la primera vez que llegué a él, el conductor de un remolque agrícola me dijo que pocos días antes había pasado una chica extranjera por allí. Que iba muy perdida y que era tarde. Que seguramente habría tenido que dormir en el monte esa noche ¡Difíciles tiempos pasados!

Con el, para mi, nuevo trazado y sin el agotamiento que me suponía anteriormente el camino de "los 45º", éste parecía que iba a llevarme a rodear el Picu Palanca (ó Paradiella) por su cara Sur cuando ¡de pronto! un giro a la derecha me planta frente a la portiella y mojón que a continuación cito y muestro en fotografía, .

 

Antes de la cumbre

El Camino por la montaña

Atravesamos portiella, y volvemos a cerrarla

Llegados a este punto, más descansados de lo que llegábamos antaño, hemos de abrir y cerrar una portiella metálica, tras la que seguimos una senda que va rodeando el monte, dejando las antenas a nuestra izquierda. Cuando ya la senda casi se pierde, traspasamos otra portiella y vemos un mojón nuevo junto a la misma y otro poco más allá.

Curiosamente, en este 2016, la niebla que impedía ver este tramo de Camino entre portiella y portiella, desapareció en cuanto me puse a colocar un par de filas de piedra que orientasen a caminantes desconocedores de este lugar.

Aún recuerdo como la primera vez, en esta zona, antes de la bajada, sentado frente al mar, liquidé los bocadillos que llevaba y, al poco, tres enormes perros me obligaronn a desviarme, perdiendo el Camino y descendiendo hacia Cadavéu a ojo ... Pasé, entonces por Enmedio La Braña y Silvamayor. Nunca he vuelto a encontrar perros en la zona y nunca, por tanto, he vuelto a las brañas citadas.

La zona cuenta actualmente con los nuevos mojones, frente al solitario que hasta hace poco encontraban -sorprendidos- caminantes de montaña, desconocedores del paso del Camino por estos agrestes parajes. En su día yo pinté flechas amarillas en las rocas e incluso coloqué estacas sobre las que iba una pequeña plancha de madera pintada de azul y con flecha amarilla (desaparecieron al poco). Ahora las flechas han sido repintadas (¡en azul turquesa!) y se ven muy bien.

Se inicia a continuación el descenso, un tanto incómodo por la falta de un verdadero camino, aunque pronto llegamos a una ancha pista que siempre estuvo bien señalizada. Al poco, San Pelayo de Tehona y -dos km después- Cadavéu/Cadavedo.

==>He mantenido las fotos de 2013 como recuerdo a aquél más complicado Camino | (Más fotos y varios datos aquí) |

============================================================================================

Muchas gracias a Joan, de Gronze, la excelente Guía del Camino que todos utilizamos, por su enlace a esta página.

============================================================================================

Comentarios:

Etapas Gijón-Santiago

Opiniones Buscoenlaces

Otras opiniones