El Camino del Norte (El Camino de Santiago por la costa)

De Sobrado dos Monxes a Arzúa

14 de mayo de 2012

INICIO

La larga sombra matinal del peregino

Foto: En las primeras horas de la mañana, la sombra del peregrino es estirada

Al igual que en días anteriores, me levanté temprano y utilicé la cocina para prepararme el desayuno.

Pese a no ser creyente, me hubiese gustado acudir -como curiosidad cultural- a los Laudes de las siete y media, pero cuando oí las campanadas me encontraba haciendo la mochila y, aunque interrumpiese entonces la labor, llegaría ya empezados. No era plan de entrar tarde, molestando.

Cuatro años después, en 2016, estuve varios días alojado en la hospedería del Monasterio. Jornadas en las que conocí parte de la vida cotidiana del lugar y comprobé que, muchos de los alojados, volvían a la hospedería periódicamente.

Aproveché los días en Sobrado para recorrer a pie los alrededores. Entre esas caminatas, hice parte el Camino de entrada (ida y vuelta a Mesón) y de salida, aunque sin llegar -ni con mucho- a Arzúa.

Salí a las ocho, ya de los últimos, y durante un rato acompañé a Pepe y Eduard, de Terrassa, con quienes ya anteriormente había tenido agradable charla. La xarra de hoy con ellos me vino muy bien para olvidar los dolores, tanto el que me acompañaba desde el primer día (piés) como el más reciente (cadera). Cuando les dejé coincidí con Jacques, e hice con él parte del camino. Me dijo que iba a seguir ¡hasta Pedrouzo!(*).

(*) (Arcopino dice él: Pino es el Concello, Arca la Parroquia y Pedrouzo el lugar. Igual que aquí, en Asturies).

SANTA MARIA DE SENDELLE

fuente en Sendelle

Foto: fuente frente a Santa María

En algún lugar nos separamos y di por supuesto de que ya no le volvería a ver pues, si iba hasta Pedrouzo, como me dijo, se me adelantaba ese día en 20 kms ¡casi nada!

En Boimil encuentro a André y camino con él hasta Boimorto. Le hace mucha gracia el cartel de Comercial Cardelle ("cafetería, muebles, servicios funerarios, ..." una buena parte de la actividad comercial del pueblo, vamos) y lo fotografía.

Vuelvo a caminar solo. Paso junto a la desviación de Santa Irene, y pienso que es la que ha debido tomar Jacques. Llego a Sendelle y, frente a la iglesia, una moza de la Asociación de Vecinos "Campo da Rula" me pregunta si quiero visitar la iglesia.

-Es que no tengo mucho tiempo, comienzo a decir, cuando se asoma Jacques que ya estaba preparado para la visita.

-Mais, si tu m'avais dit que tu irais sur Arcopino...".

-Ja, ja, ja, se ríe.

Y, tras la visita a Santa María, seguimos ya juntos el resto de la etapa.

ARZÚA

Iglesia de la Madalena, hoy Sala de Exposiciones

Foto: Santa Madalena (detrás, el albergue)

Poco más de una hora después estamos en Arzúa. Son las 12,45 y ya hay gente esperando la apertura del albergue. Son del Camino francés (un auténtico bofetón encontrarse con el turigrinaje: hablo con una de las que esperan ¡y ni siquiera sabe qué es eso del Camino francés, que ella está "haciendo"!). En ese momento, se había acabado la tranquilidad del Camino del Norte y comenzaba la marcha festiva o turística hacia Santiago a través de los albergues.

Y el número de excursionistas aumenta de año en año. Poco va quedando ya de lo que era el Camino (y no hablo de aspectos religiosos, sino, sencillamente, de la "vía de encuentro entre gentes y culturas" que alejaba el egoismo y fomentaba la amistad y -sobre todo- la solidaridad).

Aparece André y nos dice que los cuatro últimos quilómetros ha estado perdido. Tras la ducha y el lavado y tendido de ropa André y yo nos vamos a comer al Mesón del Peregrino, que -entre otros- nos ha recomendado la hospitalera. El dueño habla francés, así que André encantado. El menú, con caldo gallego claro, bien por 9,50 €. (en abril de 2017) haciendo el Francés desde Astorga, ya no existía este restaurante.

Por la tarde, en una exposición al lado del albergue, en la que fuera iglesia de La Magdalena, tenemos una interesante charla con un policía municipal (que horas antes me había dado unos folletos) y con una moza de Protección Civil: el Camino, el turismo, el morro (los que hacen gran parte del recorrido en coche o autobús, al final de la etapa caminan unos centenares de metros a pie, utilizan los albergues incluso dejando en la calle a quienes han caminado horas y horas llevando sus mochilas al hombro) ... la picaresca que invade el Camino, en definitiva.

Comentarios:

Etapas Gijón-Santiago (y otras)

Opiniones Buscoenlaces

Otras opiniones