El Camino del Norte (El Camino de Santiago por la costa)

De Arzúa a Pedrouzo

15 de mayo de 2012 (y marzo/17, desde Oviedo, y abril/17 desde Astorga)

Inicio

En el Francés se sale 
demasiado temprano

Foto: Amaneciendo (¡y ya en camino!)

La gente se movió mucho durante la noche, y especialmente a partir de las cinco de la mañana, por lo que -ya que no podía dormir- me levanté pronto y desayuné junto a la recepción (pues la cocina, frente a lo que sucedía en otros albergues, estaba ¡cerrada! "detalle" que no gustó a los alojados con los que coincidí).

Cuando volví a la habitación ya muchos preparaban las cosas para dejar el albergue. Aún así el dormitorio seguía a oscuras, aunque me arreglé bien para meter todo en la mochila y salir cuando eran sólo las siete de la mañana (muy temprano para los que no procedíamos del Camino Francés, aunque no tan en el extremo de salir de noche, como había comentado ayer el municipal).

La masificación del Camino Francés ha hecho que mucha gente, para asegurarse la cama en el siguiente final de etapa, salga a horas intempestivas. Es penoso ver videos del Camino cuyas imágenes, de los primeros km, no son más que las luces de los frontales. El paisaje alrededor ¡oscuridad! ¿Para qué estarán por aquí? Para no ver nada ¿no sería mejor que salgan a pasear en sus lugares de residencia? Seguro que hay mejor iluminación.

Amaneciendo estaba al salir yo y ya algo se veía...Íbamos en auténtica fila india (como dije: al llegar a Arzúa la tranquilidad del Camino del Norte había desaparecido).

Calle

Atravesando el bonito pueblo de Calle

Foto: Calle con suelo enlosado en Calle

Cuando paso por el pueblo de Calle, la mañana ya está "consolidada". El lugar está muy bien cuidado y, al principio, se atraviesa por una vía enlosada. Luego cruzas un pequeño río. Ya están hechos los primeros ocho kms de una etapa que apenas llega a los veinte.

Paso por Salceda, donde hay un albergue privado. Como dice la gente del Camino, los privados no son albergues de peregrinos, sino negocios montados como tales. Que sus potenciales clientes sean caminantes/peregrinos es otra cosa. Mientras que el albergue para el peregrino ha de estar disponible siempre (haya muchos peregrinos o pocos), el privado sólo está abierto en "temporada alta", cuando es rentable. Es la diferencia entre lo público y lo privado. Al meternos en la Unión Europea nos han ido quitando o recortando lo público (lo que nos beneficiaba a todos) para privatizarlo y que beneficie sólo a unos pocos, sus nuevos propietarios.

Bueno, pues, en abril de 2017, por estos mismos lugares, tenía previsto finalizar la etapa en un albergue privado de Salceda, como decía (había salido ese día desde Melide) ¡pero el albergue aún estaba cerrado (no interesaba abrir, no eran muchos aún los peregrinos)! Unos km más adelante, en el albergue público de Santa Irene, poco antes de Pedrouzo, encontraba cómodo lugar y agradable acogida.

No obstante, como en todo, hay excepciones. Albergues privados hay que, por haber sido fundados por antiguos peregrinos u otras razones de acogida, son excelentes puntos donde finalizar la etapa. Vivir del Camino o vivir con él: la diferencia entre unos y otros es si están sólamente para hacer caja o si buscan atender al peregrino y seguir viviendo el Camino. Bienvenidos estos últimos.

O PINO/ ARCA/ PEDROUZO

carretera general en Pedrouzo

Foto:Pedrouzo (carretera general, donde se encuentra el albergue)

Al llegar al albergue de Pedrouzo ¡sorpresa! Era el primero en aparecer por allí pese a la cantidad de gente que había salido de Arzúa. Conclusión: la mayoría siguió hasta Monte do Gozo.

->Hasta Monte do Gozo llegué en mis dos caminos de 2017 (marzo desde Oviedo y abril desde Astorga). El día de llegada puedes bajar, y subir, a Santiago en autobús y, al dia siguiente, acercarte al monumento al peregrino y continúar el camino a pié hasta el Obradoiro, llegando a muy buena hora.

Al poco llegó Jacques y, seguidamente, André. Dejamos las mochilas a la puerta y nos fuimos a la cafetería más cercana para hacer tiempo hasta la hora de apertura. Al regresar había bastante gente (muchos en plan "excursionista").

Tras las rutinarias ducha, lavado de ropa y tendido, André y yo fuimos a comer al "Regueiro" (menú, 9 €) donde ya estaban Eduard y José, los catalanes, con los que compartimos animada mesa.

Más tarde, en la biblioteca de la localidad, la chica que la atendía me explicó qué era lo del "peregrino escondido", algo que había visto en un mural frente a una casa, antes de Santa Irene, y desató mi curiosidad.

Etapas

Opiniones Buscoenlaces

Otras opiniones